Saltar al contenido
Perros Peligrosos

Raza Mastín Napolitano

Raza Mastín Napolitano

La Raza Mastín Napolitano resumida y con acceso a un PDF para complementar la información sobre esta raza al detalle.

Características de la Raza Mastín Napolitano

Origen: Italia

Tamaño: Grande

Peso: Machos de 60 a 70 Kg y Hembras de 50 a 60 Kg

Altura: Entre 65 y 75 cm

Origen e historia del Mastín Napolitano

Originario de Italia, desciende del moloso romano, perro criado como guardián y aliado del combate.

Con una historia de más de 3.000 años, durante el Imperio Romano fue usado, por su fuerza y valentía, como compañero de tropa, perro de pelea y combatiente de circo.

Raza Mastin Napolitano 3

Posterior a la caída de Roma, casi llega a extinguirse, pero 15 siglos más tarde fue recuperado en los campos que rodean el monte Vesubio de Nápoles.

A principios de los años cuarenta el moloso romano fue rastreado por el periodista y cinólogo italiano Piero Scanziani, quien encontró a tres ejemplares en la zona vesubiana de Nápoles.

Referencias bibliográficas señalan el mestizaje indiscriminado y la muerte de numerosos molosos durante la guerra como posibles causas de su extinción.

En 1946, Scanziani presentó en una exposición a un moloso llamado Guaglione I, con cuyo ejemplar se reinició la recuperación de la raza.

Tres años más tarde fue publicado su estándar y continuó su expansión por el mundo, con el nombre de mastín napolitano en Hispanoamérica

Morfología

Raza Mastin Napolitano 2

De gran tamaño, su cuerpo es musculoso y de buenas proporciones.

Es de pecho ancho, con pectorales desarrollados y lomo recto.

Su cráneo es grande y plano, con arrugas y pliegues profundos y pronunciados en la cara.

Su cuello es corto y con papada, y sus ojos son ovalados y muy distanciados.

De nariz grande, sus orejas triangulares son pequeñas y planas y su hocico es ancho.

Su cola es gruesa en la base y se estrecha ligeramente hacia la punta.

Es de labios carnosos, maxilares fuertes y bien alineados.

Carácter del Mastín Napolitano

Es cariñoso, noble y afectuoso.

Muy versátil, se adapta con facilidad a la dinámica de la familia y prefiere estar acompañado. Dentro del grupo familiar elige a un líder, a quien le será incondicional.

Siempre atento, suele ser desconfiado y cauteloso con los extraños, pero no agresivo. Sus reacciones negativas obedecen a provocaciones o maltratos. “Difícilmente ataca sin motivo”, refieren sus criadores.

Por su inteligencia, responde con facilidad al entrenamiento y debe ser educado con autoridad y disciplina.

Territorial y dominante, desde cachorro hay que enseñarlo a socializar con otras mascotas.

Amante de los juegos y el entretenimiento, el mastín es buen compañero de diversión de los niños mayores de ocho años siendo además, muy protector.

Otras razas de interés:

Pitbull, Rottweiler, Dóberman, Bull Terrier, American Staffordshire Terrier, Staffordshire Bull Terrier, Bóxer, Dogo Argentino, Bullmastiff, Akita Inu, Presa Canario, Dogo de Burdeos