Saltar al contenido
Perros Peligrosos

Garrapatas de perro

Garrapatas

Las garrapatas de perro comúnmente se encuentran en áreas de árboles, matorrales, arbustos y maleza, y cualquier animal (o persona, si es el caso) que entre en estos lugares corre el riesgo de convertirse en el anfitrión de una garrapata.

Cuando son inmaduras se alimentan por lo general de animales silvestres que se encuentran en bosques, praderas y matorrales.

Una vez adultas buscan anfitriones más grandes, tales como perros o gatos que se aventuren en estos hábitats.

La exposición a las garrapatas puede ser estacional, dependiendo de la localización geográfica.

Hay muchas especies diferentes de garrapatas que pueden afectar a los perros.

Mas información aquí

Cómo saber si mi perro tiene garrapatas

Las garrapatas se encuentran más frecuentemente alrededor del cuello de su mascota, en sus orejas, en los pliegues entre las patas y el cuerpo, y entre los dedos, pero pueden encontrarse en cualquier parte del cuerpo y generalmente son fáciles de ver o tocar.

Las mordeduras de garrapata pueden provocar irritación de la piel y en plagas pueden provocar anemia en las mascotas.

¡Una garrapata hembra adulta puede beber hasta 100 veces su peso en sangre!

Las garrapatas también pueden propagar enfermedades infecciosas graves (tales como borreliosis, fiebre manchada de las Montañas Rocosas, y otras) a las mascotas y a la gente de la que se alimentan.

También pueden provocar parálisis por garrapata.

El riesgo de enfermedad varía dependiendo del área geográfica y de las especies de garrapatas.

Cómo eliminar las garrapatas

La rápida eliminación de las garrapatas es muy importante, ya que disminuye la posibilidad de transmisión de la enfermedad de la garrapata a su mascota.

Elimine las garrapatas cuidadosamente usando pinzas para afianzar firmemente la garrapata lo más cerca posible a la piel de la mascota, y tire de ella lo más suave y firmemente posible para liberarla sin torcerla o aplastarla durante la extracción.

Si aplasta, tuerce o sacude la garrapata al sacarla de la piel de su mascota mientras que la cabeza aún permanece enterrada.

Eso puede ocasionar que la boca de la garrapata permanezca dentro de la piel de su mascota, lo cual puede provocar una reacción e infectarse.

Después de que haya retirado la garrapata, aplástela evitando entrar en contacto con sus fluidos, que pueden provocar enfermedades.

No intente asfixiar a la garrapata con alcohol o vaselina, o aplicarle un cerillo caliente, ya que esto puede provocar que la garrapata regurgite saliva dentro de la herida e incrementar el riesgo de enfermedad si la garrapata está infectada.

Las mascotas en riesgo de contraer garrapatas deberán tratarse con un preventivo adecuado durante la temporada de garrapatas. Su veterinario puede recomendarle el producto que se adapte mejor a las necesidades de su mascota.

Los dueños que lleven a sus mascotas a áreas proclives a garrapatas durante campamentos, prácticas deportivas o excursiones.

Deben examinar a sus mascotas de inmediato al regresar a casa para ver que no tengan garrapatas y en caso de que así sea, eliminarlas.

Si su mascota contrae garrapatas en su patio, podar sus arbustos y retirar los matorrales reducirá la posibilidad de que su mascota se exponga al riesgo de infestación y también debe controlar a las temidas Pulgas.