Saltar al contenido
Perros Peligrosos

Ácaros de perro

Ácaros de perro

Los ácaros de perro de las orejas son comunes en perros y gatos jóvenes, y generalmente se confinan a las orejas y área circundante.

También pueden producir sarna demodéctica por lo que es importante dedicar la atención que se merece.

Los ácaros son muy pequeños, y solamente pueden ser vistos con la ayuda de un microscopio.

Su mascota puede contraer ácaros por estar en contacto cercano con una mascota infestada o con su cama.

Mas información aquí

Cómo saber si mi perro tiene Ácaros

Los ácaros de perro tienen debilidad por las orejas y pueden causar una irritación intensa del canal auditivo.

Las señales de infestación con ácaros de las orejas incluyen que su mascota sacuda su cabeza y se rasque sus orejas excesivamente.

Puede rascarse hasta el punto de crearse úlceras sangrantes alrededor de sus orejas.

El rascado excesivo también puede provocar el rompimiento de los vasos sanguíneos en el pabellón de la oreja, lo que provoca la formación de una bolsa de sangre (un hematoma auditivo) que puede requerir de cirugía.

En caso de infecciones con ácaros de las orejas, es común que existan secreciones de color café o negro por la oreja, y pueden ocurrir infecciones secundarias con bacterias u hongos.

Generalmente se examina una muestra de las secreciones bajo el microscopio para confirmar la presencia de ácaros de las orejas.

Cómo eliminar los Ácaros

El tratamiento de los ácaros de las orejas implica una limpieza profunda de las orejas y el uso de medicamentos. Su veterinario puede recomendar un plan de tratamiento efectivo.

Su veterinario analizará las opciones de tratamiento con usted.

El tratamiento en perros con sarna demodéctica localizada generalmente tiene resultados favorables. Sin embargo, la demodicosis generalizada puede ser difícil de tratar, y el tratamiento puede mantener la enfermedad bajo control, en vez de curarla.

Otros parásitos que deberías tener controlados son: